1/06/2016

Malcolm Lowry en Cuernavaca

Desde que leí Bajo el volcán y quedé prendada con las descripciones que Malcolm Lowry hace de Cuernavaca, me quedé con la curiosidad de saber un poco más sobre su vida, especialmente en mi pueblo. He leído aquí y allá fragmentos de su biografía, y el siguiente paso lógico era hacer el tour literario por los lugares que frecuentaba. Específicamente, la casa donde vivió.

El 31 de diciembre en la mañana eso fue exactamente lo que hicimos mi mamá y yo. Nos subimos al coche y fuimos directamente al lugar donde vivió. Ahora es un hotel llamado ... sí, Bajo el Volcán. Es un hotel pequeño, enclavado en una de las siete barrancas que atraviesan la ciudad. Sobre lo que ahora es la recepción y el restaurante hay unas habitaciones y una pequeña torre, que pueden visitarse cuando no hay huéspedes. La 106, junto con la torre, era el bungalow que Lowry rentó en los 30. Desde ahí se podía apreciar parte del centro de la ciudad, sus barrancas, el cerro del Tepozteco, la penitenciaria de Acapantzingo y por supuesto, los volcanes.



Aunque algunos de los nombres están cambiados, la geografía novelizada corresponde casi exactamente con la real. El cine que menciona es ahora el Teatro Ocampo, la cantina La Estrella aún existe, la penitenciaría dejó de funcionar como tal  hace algunos años y ahora es un parque. El jardín botánico también es conocido como "la casa de la India Bonita" y merece una visita. El Casino de la Selva fue casi completamente destruido hace unos diez años para construir el Costco. La única duda que aún me queda es si el Tomalín del libro se refiere a alguna parte de Cuernavaca en sí y cuál, o si es Tepoztlán o algún otro poblado cercano.



La administradora del hotel dio muestras de excelente atención al público (sí, les estoy recomendado el hotel). Ha leído la novela y no tuvo ningún empacho en comentarla con nosotras. Respondió amablemente a todas nuestras preguntas sobre la casa y la vida de Lowry. Nos comentó que casi no reciben turistas mexicanos que conozcan al escritor, pero en cambio reciben muchos grupos de europeos que van con el mismo propósito que nosotras e incluso a veces realizan tertulias o lecturas en voz alta.

Sería maravilloso que la Secretaría de Cultura del estado impulsara actividades para promover el turismo literario y artístico en Morelos. Tenemos la ventaja de que era un destino popular entre pintores, escultores, fotógrafos, escritores, científicos (Humboldt, Siqueiros, Lowry, por mencionar sólo tres).



La nota chusca del día sucedió poco después. La administradora nos comentó que, después de haber escrito la novela durante su estancia en Canadá y de haber perdido el manuscrito, Lowry volvió a Cuernavaca. En esta segunda visita rentó una casa unas cuadras más abajo del ahora hotel, en un sitio conocido como "Casa de la Bola." Para allá fuimos mi mamá y yo y nos encontramos con que es ahora una calle cerrada, con reja y guardia. Bajé la ventana y le pregunté al guardia si sabía (de pura casualidad) cuál habría sido la casa donde vivió Malcolm Lowry "hace más o menos un siglo."

Se quedó pensando.

"Yo creo que ya se fue. Aquí se ha mudado mucha gente."

"Sí, eso fue hace tiempo. Sólo quería saber dónde pudo haber vivido."

"¿Cómo se llamaba?"

"Malcolm Lowry."

"Mario... Mario..." Sacudió la cabeza.

"Mal-colm."

"No, se me hace que ya se ha de haber mudado."

Sí, señor guardia. "Mario" se "mudó" hace mucho de este mundo.

Seguramente habría retratado esta escena tratando de entender si así es nuestra naturaleza como mexicanos o si era algo específicamente en su contra.

Y después se habría ido a beber algo.





Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML