5/06/2015

Viaje de un día: Ruta de Zapata

Una de mis metas desde que regresé a México es conocer más sobre mi ciudad, mi estado y mi país. Me tomó casi 30 años recorrer la Ruta de Zapata, y eso que he vivido la mayoría de ese tiempo en el estado de Morelos. Falta terrible pero que por fin quedó subsanada.



Aprovechando el puente y un día libre, E me llevó a conocer Anenecuilco y Chinameca, con una parada para conocer la exhacienda de Coahuixtla, cuyas ruinas muestran no sólo el paso del tiempo sino la concentración de la riqueza azucarera de Morelos.


Una familia cobra la entrada y el estacionamiento. Por el precio de la entrada se puede recorrer todo el terreno y las ruinas (no hay otra forma de describirlas). Es inmenso, lleno de escaleras, entradas, puertas, pasadizos, agujeros en el piso, caballerizas, pozos, galpones... todos los espacios de una hacienda azucarera de verdad. La arquitectura varía en diferentes secciones, marcando construcciones sucesivas.



Desafortunadamente, no hay visitas guiadas ni señalización, por lo que una debe más o menos adivinar para qué se utilizaba cada espacio. En algunas partes es sencillo, pero en otras no. Por ejemplo, hay una gran sala donde aún quedan las marcas de los espacios donde se colgaban los cuadros. Sin embargo, ahí mismo hay canaletas de agua, respiraderos en el piso para los niveles inferiores, ventanas que dan a espacios habitables... Es interesante y confuso y desearía tener dinero suficiente para recuperarla.


Saliendo de Coahuixtla tomamos la carretera hacia Anenecuilco. Llegar al pueblo, que ahora es ayudantía municipal de Villa de Ayala, es como viajar en el tiempo: las casas, la vegetación, los colores, las calles estrechas y adaptadas a la topografía del lugar... Es hermoso a su manera.



La casa de Zapata es un museo de sitio pequeñito. En el patio principal están las ruinas de la casa donde vivió con su madre, literalmente un espacio de dos habitaciones, ahora cubierto por una lona. El resto del museo es una construcción colonial organizada alrededor de un jardín con su fuente, lleno de la sombra de la vegetación típica morelense, especialmente unos grandes colorines. El fresco es bienvenido, especialmente por los terribles calores que hay en esta época del año.


Chinameca está alejado de los otros lugares. Es otro pueblo pequeño, perdido entre los cerros de la Sierra de Huautla, al centro del estado. Aquí, el casco de la hacienda fue remozado y ahora alberga el Museo del Agrarismo, pero lo que todos vamos a ver en realidad es un solo muro, que al parecer originalmente rodeaba el terreno. Quedan en pie unos cuantos metros, aquellos precisamente donde fue asesinado Zapata. Donde estaba la entrada, en vez de puertas, hay una pequeña estatua del general, dorada, con la espada en alto.




Para recorrer la Ruta de Zapata hay que llegar a Cuautla y tomar, en la carretera vieja Cuautla-Cuernavaca, la desviación hacia Ayala. Coahuixtla está en una desviación hacia la izquierda antes de llegar a Ayala; Anenecuilco es una ayudantía municipal de Villa de Ayala, la cabecera; y para Chinameca hay que cruzar Ayala en dirección a Tepalcingo y Jojutla. La visita puede hacerse en un día, pero recuerden llevar agua y bloqueador solar. Y sobre todo, disfrutarla mucho.



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML