5/14/2013

Manchester United Parade

Nunca he sido fanática del futbol. Entiendo el juego y medio conozco los equipos, pero nada más. De pronto uno que otro jugador salta a la fama y ubico su nombre; con suerte sabré dónde juega. Así que me sorprendí a mí misma cuando acepté una invitación para ir a ver el desfile del Manchester United.

Cuando algo relacionado con el futbol está en las páginas principales de todos los sitios de noticias que visitas, no puedes evitar enterarte. No iba al desfile totalmente en blanco: sabía el ManU había ganado algo, que su manager de toda la vida se retira, y claro, que ahí juega el Chicharito. Lo que no sabía es que con este triunfo son 20 veces campeones de la liga inglesa, que el Chicharito casi no ha jugado o que toda la ciudad iba a salir a las calles.



Mi amiga y yo llegamos a las 6:30 pm a Deansgate y ya había bastante gente. Algunos habían comenzado a subirse a un andamio; sonaban porras y trompetas, pero el ambiente estaba tranquilo: el equipo apenas iba saliendo de Old Trafford y tardaría un rato en llegar. Un helicóptero (¿de prensa?) sobrevolaba la ciudad.

Por supuesto, entre más tiempo pasaba, más gente llegaba. Curiosamente, resultó un evento familiar: había gente de todas las edades y de todos los grupos sociales habidos y por haber; y vi muy pocas cervezas. Los tres niveles del andamio se fueron llenando, había gente en las oficinas aledañas, gente en las azoteas. La policía intentó que quienes estaban en el andamio se bajaran, pero lo único que recibió fue un abucheo.



Y las porras. Algunas similares a cualquier porra mexicana, otras largas y cantadas, de las que no entendía al principio ni una palabra y al final logré captar una o dos frases. Impresionante escuchar a miles de personas coreando el nombre de su jugador favorito, o insultando a otros equipos, como con una sola voz.

Finalmente, casi hora y media después, cuando los ánimos comenzaban a caldearse (pero de la emoción, nadie perdió la cordura), llegó por fin el camión con el equipo. Aquí sí no me pregunten nombres: había algunos jugadores, alguien con un micrófono en la mano intentando hablar - tal vez agradecer el apoyo de los fans - pero no se escuchaba nada. Detrás de ellos, técnicos y entrenadores saludaban, sonreían y hasta alababan.



20 segundos después había acabado el desfile. El equipo llegó a St Albert Square, donde había música y discursos; la gente bajó del andamio y dejó su lugar en calles y banquetas para acercarse, pero estaban bloqueados los accesos a la plaza, para mejor control de la gente. Era imposible pasar. Nosotras, como muchos más, decidimos cerrar ahí el día y fuimos por una cerveza en The Old Wellington, el edificio más antiguo de Manchester.





Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML