1/19/2013

Micro-cuento

El viento lo llevaba de aquí para allá, cada vez más lejos, y francamente eso comenzaba a molestarlo. Su zona esta delimitada claramente: las cuatro calles alrededor del parque y el parque mismo. Pero el viento insistía, lo llevaba por las calles aledañas, volvía por los callejones, cruzaba el parque y repetía la danza en sentido contrario. Joaquín comenzaba a cansarse. Su turno terminaba en una hora y si la zona no estaba impecablemente limpia, no recibiría su paga. Además, su mayor orgullo era hacer bien su trabajo, poniendo un ejemplo para sus hijos. Si tan sólo el viento cooperara por una vez...



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML