7/02/2012

Ejercicio de escritura: fuera de lugar

Pensando que no hablan inglés no digo nada. Es imposible seguir su conversación (en tailandés) y de todas maneras no se dirigen a mí, ni con la mirada ni a través de la cónsul, que podría servirnos de intérprete.

Pedimos la comida, al centro. Varios platos chinos interpretados por estadounidenses, té para algunos, agua para otros. "Puedes pedir una cuchara" me dicen a través de la intérprete, ignorando que sé perfectamente utilizar los tenedores provistos y que, en todo caso, los palillos ya no son una novedad de este lado del mundo. Asiento tratando de contener un suspiro. Va a ser una larga tarde.

Hablan animadamente, riéndose de chistes que no puedo comprender. De vez en cuando, una pregunta traducida me da idea de la conversación, pero en general, para mí la comida transcurre en silencio. Es casi como si no estuviera.

En cierta forma, era de esperarse. Extranjeros, de una institución que poco tiene que ver con el exterior. Una cónsul voluble acaparando la atención.

Si sigo su plática con la mirada, ¿se ofenderán? Mejor ver hacia otra parte, a las mesas vecinas, por la ventana. El ir y venir de los meseros. ¿Y si saco el celular? No, eso sí sería grosero y esto no deja de ser trabajo.

Un consejo me ronda la cabeza: las oportunidades son de quien las toma. Ésta sería magnífica si tan sólo hubiera una entrada.

Me acercan un plato. "Sírvete". Unas sonrisas y de nuevo, nada.

De pronto se hace un silencio. Me dirijo a la cónsul para preguntar qué les ha parecido el país. Su respuesta me sorprende: "Hablan inglés, pregúntales tú misma". Y traduce. Mencionan el buen clima pero no podemos ir más allá porque aparece el mesero para tomar la orden de los postres.

La cónsul se levanta a hablar por teléfono y decido que éste es el momento. Rompemos el hielo cuando saco mi credencial de elector para mostrárselas y la fotografían. Después de todo, a eso han venido. Son observadores electorales. Respondo a sus inquietudes sobre el proceso, aunque parecen ser pocas y más bien enfocadas a la identificación y las diferencias entre su sistema y el nuestro.

Cuando llega el café, ya soy parte del grupo.

[Éste ejercicio de escritura creativa surgió de The Write Practice. Agradeceré todos sus comentarios sobre el estilo y la forma. Después de todo, una aprende de sus errores, así que no duden en señalarlos. Si quieren unirse al ejercicio, escriban sobre un momento en que se sintieron fuera de lugar, incómodos o extraños y déjenme el link o el texto en los comentarios.]



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML