6/02/2012

Paseo sabatino por la Roma

Hoy vino mi mamá de visita. La recogimos en el metro y nos dispusimos a pasear, no sin antes tomar un rico desayuno. Nuestros pasos nos llevaron al mercadito de Álvaro Obregón, donde chachareamos en los puestos. Después entramos a Casa Lamm, donde vimos una pequeña exposición y curioseamos adentro del edificio principal, imaginándonos cómo sería la vida en una casa porfiriana de ésas. De ahí caminamos por Colima, admiramos el edificio del Centro Gallego, visitamos una mini sala de exposiciones del INBA, en un edificio bastante extraño y finalmente pasamos por los museos de Ciencias y Arte y del Objeto del Objeto, ambos en Colima. El primero tenía una exposición sobre arte pop contemporáneo y el segundo estaba dedicado temporalmente a toda la propaganda electoral del siglo XX, desde la primera campaña en 1910 hasta la del año 2000. Fue realmente muy interesante.

Una de mis manías es visualizar casi cada edificio en el que entro, sobre todo los antiguos, como una casa. Esta vez no fue la excepción y en cada visita pensaba cómo sería vivir ahí, cómo arreglaría, decoraría o utilizaría los espacios, al grado que mi mamá acabó diciendo que debí haber estudiado arquitectura de interiores. Y sí me gusta, pero las R.I. me gustan más.

Tras los museos caminamos un poco más por la Roma, visitando la Plaza Río de Janeiro y llegamos a Av. Chapultepec, haciendo una visita a la dulcería Celaya, que lleva ahí más de 70 años. Resulta que una tía de mi mamá y su marido italiano tuvieron un restaurante sobre Av. Chapultepect por ahí de los años 50-60. Aunque cerró mucho antes de que yo naciera, el letrero sigue ahí. Mi mamá nos contó varias historias de la colonia, algunos recuerdos y se asombró de lo mucho que ha cambiado en estos años. Aunque no fuimos, como ella quería, al Museo de Antropología e Historia, esta visita fue casi como haber ido: se puede decir que visitamos el museo de la ciudad y los recuerdos. Antropología personal, si quieren.

Les dejo algunas fotos que tomé.

Un cafecito para empezar el día con el pie derecho.

¿Será?

Me encantan los letreros y éste me gustó por el recorte.

Aceros Monterrey, época porfiriana.

Quién diría que el slogan del PSUM aplicaría para hoy.


Colores alegres para recordarnos que es verano.

Contrastes murales.

Salga a la luz.

Buzón porfirista, intacto después de más de un siglo.

Yours truly entrando al museo.

Entrada de agua potable. Menos mal que está cerrada o uno correría peligro.

Mr. Xalaila y Xalaila.

Esgrima-kendo en Plaza Río de Janeiro.

Reproducción en bronze del David de Miguel Ángel.

Mi hermosa madre.

Tulipanes y rompope.

Dulces típicos.

¿Cuál se les antoja?

Dulcería con 70 años de tradición en el mismo lugar.

Frutas confitadas.

Imagen típica de cualquier local en este país.

Imprenta.

Restaurante Napolitano que perteneció durante años a un tío abuelo.

Ramos para alegrar cualquier lugar.

Las chácharas del mercado de Álvaro Obregón hacen sonreir a cualquiera.

San Sebastián (¿de Yalí?)

Hermosísima máquina de escribir que quiero en mi casa.




Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML