3/26/2012

Deseos

Existe un adagio que nos suplica tener cuidado con lo que deseamos, porque puede volverse realidad. Este fin de semana descubrí, de una manera no muy agradable, que es cierto. Definitivamente, el proceso de cumplimiento de un sueño no necesariamente es ameno, brillante, halagador, sencillo. Puede ser muy duro y muy difícil. Puede incluir engaños, traiciones, desconfianza. Dolor. Mucho, mucho dolor. Por que descubrir una traición es doloroso.

Y sin embargo, después del shock, brilla una luz: el deseo cumplido. La oportunidad de avanzar en otras metas. De aprender, tengo mucho que aprender. Descubrir mi propia fuerza. Decidir que no dejaré que me pisoteen una vez más.

Una cosa es segura: tengo el poder y la capacidad de cumplir mis deseos.



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML