7/06/2011

Historias del empleo

El lunes comencé un nuevo trabajo: estoy encargada del sitio Web de la embajada de Tailandia en México y del sitio Web del gobierno tailandés para América Latina. Eso significa mucha información, traducciones, aprender a usar software como DreamWeaver y pelearme con el FireFTP para subir los documentos. No puedo decir que no estoy aprendiendo. Y eso que sólo llevo tres días.

   Cómo llegué aquí es algo curioso. Ya había aplicado en diciembre pero al llegar a la pregunta de cuándo podría empezar... les dije que me iba de vacaciones. Obviamente no me dieron el puesto. Pasó y yo pensé que ya era historia antigua. De pronto, muy de la nada, la semana pasada se comunicaron conmigo para saber si seguía interesada en trabajar con ellos. Evidentemente dije que sí y heme aquí. Jamás se me hubiera ocurrido que después de seis meses se acordarían de mí y que ni siquiera iban a querer entrevistarme (mi CV tenía un 10 al estilo profesor de primaria).

  Supongo que puedo decir que este trabajo era para mí desde el principio. Eso me alegra porque finalmente estoy en algo de RI, en una embajada, con gente amable, en un lugari nteresante y (relativamente) bien conectado. Así que aquí estoy, tratando de seguir instrucciones mal escritas en inglés... por mi antecesora mexicana, no por los tailandeses, para poder actualizar las páginas. Al menos me queda claro que uno siempre puede picotearle a los programas y si no resulta existe el Ctrl+Alt+Supr.



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML