6/23/2010

Wear the old coat and buy the new book. Austin Phelps

La semana pasada cuando murieron José Saramago y Carlos Monsiváis, mucha gente lamentaba no sólo su pérdida sino la falta de renovación en los grandes escritores de nuestra época. Si bien es cierto que se fueron dos grandes hombres, no comparto la segunda premisa. Creo que hay muchos escritores (y escritoras) contemporáneos que valen la pena. Después de todo, Eduardo Galeano sigue vivo, igual que Salman Rushdie, Orhan Pamuk, Amy Tan y Gioconda Belli, por mencionar algunos pocos nombres.
  No sé si esa reacción sea típica de un duelo por las personalidades, o si es más bien que no salimos de nuestra zona de confort, ni siquiera en las lecturas. Claro, no se puede esperar mucho en un país donde el promedio de lectura es un libro al años (nota: es un promedio; me consta que hay mucha gente que lee bastante más que eso).  Así, leemos poco y leemos los mismos libros o los mismos autores. Grandes, imprescindibles, pero humanos y como tales, efímeros. Su muerte era tan sólo una dolorosa eventualidad. Nos quedan sus libros para recordarlos.
  Pero no debemos pensar que con ellos se terminan los buenos libros, las crónicas, relatos, ideologías, críticas. Al contrario. Han sido hitos en el camino de otros y otras, iluminándoles el camino para que puedan relevarlos en la búsqueda de la verdad. No olvidemos que si bien unos se van, otros llegan. Así que les recomiendo darse una vuelta por las librerías, físicas o en línea, y se arriesguen con nombres desconocidos. Porque los libros son como lámparas de Aladino: guardan sorpresas.




Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML