5/06/2010

Flashbacks

Con la novedad que mi abuelo se siente mal. El lunes fue al médico y le detectaron una anemia leve, pero por si acaso, le suprimieron la aspirina y un anticoagulante. Cualquiera pensaría que se alimentaría un poco mejor. Pues no. Está comiendo muy poco, hasta para sus estándares. También duerme demasiado. Y ahora trae problemas del estómago.
Para variar, como soy la única que "no hace nada" (es decir, que no tiene empleo remunerado) me toca estar acá. No me pesa, y yo misma decidí pasar la semana en Cuerna antes de saber que estaba mal de salud. Pero claro, con todo esto, la responsabilidad recae sobre mí: llamar a los médicos, ver sus medicinas, cuidar su alimentación, tomarle los síntomas, mantener informado al resto de la familia. Menos mal que mi hermana viene en camino para apoyarme. Creo que lo peor es ver las opiniones divergentes entre mi mamá y mis tíos, pues se retrasan las decisiones. También como siempre, el que está demasiado ocupado como para darse una vuelta es el que vive más cerca y tiene los recursos y contactos; mi mamá, que ya dedicó 20 años de su vida a atender a sus padres, es la que se siente culpable por no estar aquí (siempre ha sido un poco Tita, pero eso es para otro post).
¿A qué voy con todo esto? Que recuerdo mucho el año pasado, cuando mi abuela salió de la operación y no se recuperaba, luego mejoró, recayó y murió. No puedo evitar hacer comparaciones. Creo que mi abuelo es más fuerte, pero a su edad, uno nunca sabe. Tengo mucho miedo de que no despierte en la mañana... o de una de sus múltiples siestas. Y estar yo sola, sin saber qué hacer.
Te quiero, Papito. Recupérate pronto.




Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML