12/01/2009

Dieu est tout grand, et moi je suis toute petite

Éstas fueron las palabras que cruzaron por mi mente cuando finalmente llegamos a la Ermita del Ajusco el sábado pasado. Después de una pequeña odisea que incluyó salir tarde, un enorme rodeo por el sur de la ciudad, varias paradas técnicas y un cambio de autobús, llegamos a las 3 de la tarde a un lugar hermoso.


No sólo la calidez de las personas que nos recibieron fue excepcional, sino el lugar es maravilloso. Las cabañas son acogedoras, bonitas; el campo es inmenso y, aun para los que no creen (creemos), se ve la mano de Dios.



Tanto niñ@s como adult@s estuvimos felices, disfrutando el aire puro, la naturaleza y la compañía mutua.




No cabe duda de que este "trabajo" es satisfactorio y provee oportunidades maravillosas para crecer profesionalmente, pero sobre todo, como seres humanos.






Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML