12/06/2008

“Porque nos interesa tu vida, pena de muerte a secuestradores y delincuentes” (PVEM)

Hace un par de meses comenzaron a aparecer estos letreros panorámicos en toda la ciudad (y no dudo que en el resto del país también). El Partido Verde Ecologista de México, PVEM, está intentando promover una iniciativa a favor de la pena de muerte contra ciertos delincuentes. Esto presenta grandes dificultades; más allá de la inevitable reforma constitucional, esta iniciativa viola importantes tratados internacionales de derechos humanos.

Nuestro país abolió finalmente la pena de muerte en diciembre de 2005. Hasta ese entonces, la Constitución contemplaba la posibilidad de aplicar la pena capital en casos de traición a la patria, delitos militares y otros. Ahora, esta figura no existe bajo ninguna circunstancia, como consta en el Art. 22. Una vez abolida, México firmó un tratado ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por el cual se comprometía a no revivir la pena capital.

La pena de muerte es una violación del derecho a la vida, establecido en los tratados internacionales de derechos humanos, y es la forma más extrema de un castigo cruel, inhumano y degradante. Tampoco ha quedado claramente demostrado que sea una medida efectiva de prevención del crimen. Al contrario, en algunas situaciones ha sido incluso un aliciente, en lo que se conoce como “suicido asistido por el Estado”.

Los altos niveles de criminalidad e inseguridad que se viven en el país parecieran justificar la adopción de medidas extremadamente severas para combatirlos. Sin embargo, a quienes toman las decisiones parece olvidárseles que detrás de estas impactantes cifras puede haber muchas causas, incluyendo el alto índice de pobreza, de analfabetismo, de desempleo. De la mano con las acciones punitivas deben ir acciones preventivas. Esto significa reformar no sólo los códigos penales y de seguridad, sino el sistema de educación pública, aumentar la inversión en el campo mexicano para hacerlo más productivo y generar más empleos. Si las personas no encuentran cómo ganarse la vida, qué hacer para dar de comer a sus familias, seguirán involucrándose cada vez más en el crimen, organizado o no. Y tampoco podemos olvidar que la guerra contra el narcotráfico ha generado más muertos en estos dos años que en el sexenio anterior.



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML