11/25/2008

Mariposas


El 25 de noviembre de 1960, el dictador dominicano Leónidas Trujillo asesinó brutalmente a tres de las hermanas Mirabal por oponerse activamente a su régimen. Años después, en 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. A partir de entonces, cada año se realizan diversas actividades alrededor del mundo para mostrar que aún tenemos un largo camino que recorrer.

En México, 1 de cada 4 mujeres ha sufrido algún tipo de violencia a manos de un ser querido. De los 2,440 municipios que existen en el país, sólo el 3.8% está encabezado por una mujer. En las estadísticas del Foro Económico Mundial, México cayó cuatro lugares en cuanto a las disparidades de género con relación a su posición en 2007, ubicándose en el número 97 a nivel mundial, es decir, se encuentra entre los países con mayor disparidad. En los últimos 19 meses, han ocurrido 1,014 feminicidios, donde el 10% de las víctimas fueron niñas. En Ciudad Juárez, la Fiscal Especial para los asesinatos de mujeres ha sido grabada riéndose al descubrir cuerpos.

Todos estos datos son como para helar la sangre. Sin embargo, hay quienes siguen diciendo que la violencia contra las mujeres no es un problema tan grave, que también hay violencia contra los hombres y no se habla de ello, que hay que ser equitativos y justos. De acuerdo, pero ¿dónde está la justicia cuando la policía libera a los violadores domésticos dos horas después de “arrestarlos”? ¿Cuál justicia si las víctimas de violencia familiar deben enfrentarse a careos con sus agresores y son instadas a regresar con ellos y no abandonarlos?

Mientras no se tome la violencia contra las mujeres como un problema de salud y de seguridad públicas, las cosas en nuestro país no van a cambiar grandemente. Tampoco podemos esperar que los cambios caigan del cielo, o confiar en la buena voluntad de los gobernantes (que además, tienen demasiadas cosas en qué pensar). Tenemos que actuar y presionar como sociedad civil, organizarnos, platicar con las demás personas, manifestarnos, proclamarnos, salir a las calles, a las plazas, a todos los espacios públicos disponibles. En otras palabras, tenemos que tomar este asunto en nuestras propias manos. Es el tiempo de las Mariposas.



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML