8/20/2008

Experimentando

Bueeeno, un día cualquiera decidí que sería buena idea probar las toallitas depilatorias de cera fría y hoy por la mañana me apliqué la primera. No sé si no seguí bien las instrucciones o si había que frotarlas un poco más, pero la mitad de la cera se quedó sobre mi piel. Siendo en frío, no dolió pero tampoco encontré la manera de removerla. ¿Agua caliente? No. ¿Jabón? Tampoco. Mi baño se prolongó un poco más de lo normal tratando de tallarme y quitar el "exceso" de cera. Al final del baño, tenía cera en la pierna y en ambas manos, y una enorme mancha roja en la pierna (espero que no se me haga moretón). Finalmente se me ocurrió mirar las instrucciones y ¡oh, sorpresa! La caja de toallitas de cera fría trae otras toallitas humectantes que remueven el exceso de cera. Dos minutos después, la mancha seguía pero la cera no. Desde luego, tanto pleito con la cera y no sirvió de nada. Benditos rastrillos ¬¬



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!
Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML